Renovando unas mesillas de Ikea

Una de las cosas que tienen las vacaciones es que te pones con algún que otro proyecto que se ha quedado aparcado en el “ya lo haré cuando tenga tiempo”. Y las vacaciones han comenzado…

El proyecto en cuestión era darle un toque nórdico a las mesillas de noche que habíamos comprado hace más de seis meses en Ikea, aprovecho para comentaros que eran las más baratas que habían entonces. Modelo NESNA.

Captura de pantalla 2017-10-17 a las 20.33.11.png

Como veis agraciadas no son especialmente, son sencillas, básicas y te dejan mucho a la imaginación.

Como todo el mobiliario de casa está enfocado a los tonos blancos y tonos madera, queríamos que esto no fuera la excepción, por lo que, después de darle un par de vueltas, nos fuimos a una tienda y compramos un lata pequeña de pintura blanco mate (125ml), un pincel (o brocha pequeña) y nos pusimos manos a la obra.

No te olvides de haber dejado a buen recaudo la llave ALLEN que viene con todos los muebles de Ikea, ya que si eres como yo que no tengo un juego de llaves de cubo, la echarás de menos y tocará ir al comercio local al chino de la esquina, a por uno.

Asegúrate de que mascotas o niños se encuentran alejados de la zona donde vas a trabajar, porque si pierdes alguno de los tornillos, date por muerto, por la bronca que te puede caer después.

Desmontar las piezas que componen la mesilla, y salvaguardas el cristal de cualquier incidente, además nosotros decidimos que no queríamos pintar las barritas de la zona inferior para así mantener ese contraste, que como se ve en las fotos arriba, tenemos en el resto del mobiliario de casa.

Vas dejando las piezas que has pintado a un lado hasta que esté completamente seco; en el caso de la pintura que hemos comprado, tiene un tiempo corto de secado, lo que permitía al día siguiente estar ensamblando la mesilla nuevamente sin tener que sufrir olores desagradables en la habitación.

Y aquí os dejamos con el resultado final de como han quedado. Espero vuestros comentarios y si os ha servido de algo para alguna idea que pueda surgir te invito a que lo compartáis…

No siempre hay que comprar las cosas como nos las venden, personalmente nos gusta dar algún toque personal a algunos de los muebles que vamos adquiriendo.

Anuncios

Blue&Me y iPhone ¿Cómo escucho la música de mi móvil? (Spotify, Deezer…)

Captura de pantalla 2017-08-31 a las 15.49.56.png

Son muchos los usuarios que tienen un coche del grupo FIAT, y muchos vinieron con el sistema Blue&Me instalado, lo que facilita que interactuemos con nuestro sistema sin necesidad de manipular el móvil, ya que casi todo lo podremos hacer con comandos de voz.

Captura de pantalla 2017-08-31 a las 15.51.18.png

Una de las funciones que más “dolores de cabeza” han dado a muchos es el momento de querer escuchar música que tengamos en nuestro móvil o mediante alguna de las aplicaciones tan populares hoy en día (Spotify, Deezer, Apple Music, etc…), incluso he visto que muchos han comprado unos adaptadores por más de 90€ para poder hacerlo…

A continuación os dejo los pasos a seguir para que sea sencillo y todos puedan, sin necesidad de inversión alguna, escuchar “su música” mientras conducen.

Recordad que estos pasos es para todos aquellos que tengan un coche con sistema Blue&Me. (mayoritariamente Alfa Romeo, Abarth, Lancia, Fiat, etc..)

Pasos a seguir.

Para realizar la actualización.

  1. Entrar en la página oficial de Blue&Me http://www.blueandme.net (requiere flash)
  2. Elegimos nuestro idioma, en mi caso ESPAÑOL, y buscamos SUPPORT.
  3. Captura de pantalla 2017-08-31 a las 15.31.29.png De donde elegimos DOWNLOAD.
  4. Seguimos los pasos de elección de nuestro modelo y descargamos el fichero que nos indica, lo descomprimimos en Memoria USB (formateada en FAT32, yo lo hice con una de 256MB, es suficiente) y nos vamos al coche.
  5. Ponemos la memoria USB en el puerto USB y seguimos las instrucciones.
  6. Captura de pantalla 2017-08-31 a las 15.45.18.png
  7. Regresamos al ordenador y CARGAMOS en la página anterior el fichero que el coche nos ha copiado al USB y seguimos con el proceso de actualización.
  8. Terminado este proceso, nos descargará el fichero correspondiente al firmare de nuestro coche (tener cuidado con los idiomas, sino nos veremos con el coche en italiano).
  9. Regresamos al coche con el USB y lo volvemos a colocar en el puerto USB, y esperamos PACIENTEMENTE a que termine, el proceso puede ser largo (más de 10 minutos).
  10. Cuando termine, nos avisa la voz (que ya conocemos).

Hasta aquí el proceso de actualización del firmware del coche, a día de hoy a la versión 10.

Para escuchar Música.

  1. Con el cable lightning, conectamos nuestro iPhone o iPod al puerto de carga.
  2. Si nuestro dispositivo es un iPhone inferior al 7, se ejecutará automáticamente Media Player, sino tendremos que llamar el comando presionando el botón con el logo de Windows en nuestro volante.
  3. Decimos “Media Player” abrimos en el iPhone 7 la aplicación Música de Apple. Esta aplicación es la que hace de interfaz entre el coche y nuestro móvil.
  4. A partir de aquí podemos usar la música que tengamos en nuestro dispositivo o dejando esta abierta, abrimos Spotify o Deezer y comenzaremos a escuchar la música de estas aplicaciones.
  5. Todos los controles de volumen, como de paso de las canciones serán controlados desde nuestro volante. No podremos subir el volumen desde el móvil.

Y así podemos escuchar la música en el coche si tienes Blue&Me.

Espero que os ayude… no se la de foros que me he leído y cada cual más perdido que otro…

¡Saludos!

_Adaptado a mi_

_Adaptado a mi_

Hoy cumplo 39 años. Hace menos de una década era un hombre ubicado perfectamente en la transición de los 20 a los 30. El primer año es para acostumbrarse, así se me pasaron los 38, aprendiendo las artes del crecer y del vivir, repitiéndome a mí mismo que la vida empieza a los 30, que es la mejor etapa y quién sabe qué más cosas me fui contando…

Hoy, mientras me siento a reflexionar sobre el ser y ya oficialmente, y sin remedio, soy casi un cuarentón en toda la extensión de la palabra, me doy cuenta de que, como en todo en la vida, hay pros y contras; la dichosa balanza de la que tanto hablan está hoy en equilibrio. Aunque no puedo negar que de pronto se inclina más hacia alguno de los lados y cuando esto sucede, cuando pierdo mi centro, entonces llega la angustia existencial tan típica de esta edad en donde la conciencia está pendiente de no perder, ya no sólo el rumbo, sino el tiempo, pues a estas alturas ya no hay tiempo que perder.

La vida se divide por etapas: la niñez, que según la ciencia que se ocupa de la mente, se encarga de definir el rumbo que tomará el resto de nuestra vida, pero después llega partiendo plaza la adolescencia, un momento de transformación donde vuelve a intervenir la suerte, aunque por fortuna ya contamos con ciertas herramientas para conducir nuestro barco por mares tranquilos o de tormenta, al final es sólo vida, experiencia, sabiduría, pues todos iremos a parar a la orilla de la misma playa… La de la vida. Y así van transcurriendo los días hasta que una buena tarde te encuentras frente al espejo mirando con cierto susto los primeros rasgos de esa persona en la que habrás de convertirte. No tuve la experiencia de encontrarme una cana, me fue mejor… calvo a mis veintipico, algo muy banal, pero descubrirte descubriéndolo es algo muy distinto. Es enfrentarte como en esos años adolescentes a una profunda metamorfosis, a lo desconocido, es aceptar que la vida va hacia quién sabe dónde y a un ritmo tan acelerado que provoca vértigo.

Los cuarentones dejamos de comer lo que queremos, gastamos de más en cremas, que al final no cumplen lo que prometen, y nos inquieta esa juventud que se va desvaneciendo poco a poco… Pareciera que llegar a este momento es desalentador, pero la naturaleza es sabia, pues a cambio de unas cuantas arruguitas nos ha dejado invaluables recuerdos que nos hacen ser quienes somos…

Hoy me felicito porque he conservado a amigos de años, por lo que he construido, porque mis sueños siguen creciendo, porque mis pasiones tienen rumbo, porque valoro lo trascendente, porque tengo la suficiente información acumulada para ayudar a todos con sus tareas y porque hoy sé de qué va la vida. Aprender y amar… y amar aprendiendo. Se dice fácil, pero debemos enfocar nuestra energía en lo importante y no caer en esa trampa cultural que nos hace creer que valemos por como nos vemos. ¿Dónde queda la sabiduría? ¿La capacidad de amar crece con los años?

Hoy cumplo 39 y planeo intentarlo. Vivir intensamente y liberarme de lo que no hace falta. Y sólo por eso, por tener la conciencia y la intención de hacerlo, ¡me felicito!